ARTÍCULOS + LEÍDOS

- El origen de los espaguetis
[ publicación:15/07/2015, visitas:17904]
- Harina de fuerza
[ publicación:08/04/2015, visitas:17019]
- Las claves del ‘hotcake’
[ publicación:09/09/2016, visitas:15513]
- La dulce historia del pan mexicano
[ publicación:18/04/2016, visitas:11078]
- Valle del Yaqui: el granero de México
[ publicación:09/06/2015, visitas:10739]
- Cómo preparar la sémola de trigo
[ publicación:28/01/2016, visitas:7642]
- Sémola de trigo: propiedades
[ publicación:28/07/2014, visitas:7420]
- Pacas de paja para una arquitectura sustentable
[ publicación:28/05/2015, visitas:6579]
- Diferentes tipos de pasta
[ publicación:03/09/2014, visitas:6493]
- “El trigo domesticó al Homo Sapiens”
[ publicación:05/11/2015, visitas:6095]
- El trigo y sus beneficios
[ publicación:08/07/2014, visitas:5200]
- Munsa entra en la Comercial Mexicana
[ publicación:23/05/2016, visitas:4676]
- Coyotas Mozas
[ publicación:12/05/2014, visitas:4443]
- Molinos de trigo, una historia de ‘gigantes’
[ publicación:28/08/2015, visitas:3688]
- Pan nube: esponjoso y sin gluten
[ publicación:15/11/2016, visitas:3657]

Trigo bulgur: el primer alimento procesado por el hombre

También conocido como sémola de trigo, forma parte de la dieta del ser humano desde hace más de cuatro mil años

Información

Publicación: 26/02/2016
Visitas: 1286

El trigo bulgur o sémola de trigo está considerado el primer alimento procesado por el ingenio humano. Se originó en la región del Mediterráneo y forma parte de la cocina oriental desde tiempos ancestrales. Las referencias bíblicas indican que originariamente fue preparado por los antiguos babilonios, los hititas y las poblaciones hebreas, hace unos 4.000 años. Ya en el año 1000 antes de Cristo, árabes, egipcios, romanos y varias civilizaciones israelíes lo consideraban como uno de los más apreciados alimentos cocidos y secos derivados del trigo.

Aproximadamente en el 2.800 a.C., el emperador chino Shen Nung lo declaró uno de los cinco cultivos sagrados, junto con el arroz, el mijo, la cebada y la soja, pasando a considerarse una de las bases alimenticias más apreciadas e importantes de las culturas del Lejano Oriente. Según las últimas evidencias arqueológicas, parece que nuestros antepasados hispánicos también pusieron en remojo la sémola de trigo (bulgur) durante varias horas hasta que se hinchó y ablandó, con el fin de preparar una deliciosa ensalada a la que se le agregaban plantas silvestres picadas.

Milenios más tarde, la apreciada ensalada de bulgur marinado, más conocida como tabouli, constituye una variación de aquella antigua receta, que no ha perdido vigencia y se considera una de las referencias gastronómicas más importantes del arco mediterráneo. Y es que a lo largo de la historia el bulgur ha recibido diferentes denominaciones, según la culturas que lo iban incluyendo en su dieta. En la Antigua Roma era conocido como Cerealis; los israelitas lo llamaron Dagan; y otros pueblos de Oriente Medio le decían Arisah, que es la palabra con la que se hace referencia al bulgur en la Biblia.

Los estudiosos del Antiguo Testamento traducen Arisah como "harina gruesa primaria" y, según los arqueólogos bíblicos, fue una papilla preparada a partir de trigo precocido y secado al sol. La palabra bulgur en sí tiene varias formas de escritura, según los textos que han sido encontrados hasta la fecha: burghul, burghoul, balgour y boulgur son los más utilizados. Y es que el trigo se convirtió en un alimento perfecto del hombre primitivo por diversas razones: resultaba resistente a la contaminación y al ataque de los insectos y, a diferencia de otros alimentos, podía ser almacenado durante largos períodos de tiempo sin deteriorarse.

Como vemos, al ser utilizado por diferentes pueblos su nombre fue variando, pero no así su forma básica de preparación, que aún se conserva en pequeños pueblos del Mediterráneo oriental: hervir el trigo en grandes ollas hasta que esté bien cocido, tenderlo sobre superficies planas para que se seque al sol y partir los trozos grandes y tamizarlos para separarlos en granos de diversos tamaños, cada uno de los cuales tendrá un uso especial. El bulgur permaneció como ingrediente fundamental de la comida tradicional exclusiva de la región mediterránea durante siglos, pero cuando la gente de Oriente Medio emigró, el trigo y su receta del bulgur viajaron con ellos.

Los nutricionistas del siglo XX descubrieron lo que los antiguos ya sabían: el bulgur es un "alimento perfecto" en términos de nutrientes, sabor y calidad de conservación. De esta forma se inició su fabricación industrial y el consumo a gran escala de la sémola de trigo. Y a pesar de que para hacer bulgur hoy en día se emplean procesos de fabricación modernos y mecanizados, los mismos pasos básicos de preparación están siendo seguidos en la actualidad por Munsa Molinos para mantener el sabor y la textura tradicional de este exquisito y nutritivo alimento natural de marcado origen ecológico.

El trigo bulgur es una acertada elección para todos aquellos que optan por seguir una dieta saludable y balanceada, ya que su contenido en grasas es muy bajo, posee una cantidad importante de fibras y es muy rico en minerales y vitaminas. Pero lo mejor es que lo prueben y saquen ustedes sus propias conclusiones.

Fuente:

Trigo Bulgur: tan antiguo como beneficioso



 

Copyright © 2019 MUNSA MOLINOS, S.A. de C.V.

sitio web desarrollado por