ARTÍCULOS + LEÍDOS

- Las claves del ‘hotcake’
[ publicación:09/09/2016, visitas:75930]
- Cómo preparar la sémola de trigo
[ publicación:28/01/2016, visitas:59514]
- El origen de los espaguetis
[ publicación:15/07/2015, visitas:47931]
- Sémola de trigo: propiedades
[ publicación:28/07/2014, visitas:47189]
- El trigo y sus beneficios
[ publicación:08/07/2014, visitas:38728]
- Harina de fuerza
[ publicación:08/04/2015, visitas:31473]
- Valle del Yaqui: el granero de México
[ publicación:09/06/2015, visitas:25772]
- Salvado de trigo: depura y adelgaza
[ publicación:02/10/2015, visitas:24652]
- La dulce historia del pan mexicano
[ publicación:18/04/2016, visitas:21058]
- Diferentes tipos de pasta
[ publicación:03/09/2014, visitas:14688]
- ¿Por qué comen tanta pasta los deportistas?
[ publicación:05/09/2016, visitas:14661]
- Pacas de paja para una arquitectura sustentable
[ publicación:28/05/2015, visitas:13477]
- A todos nuestros Socios Comerciales
[ publicación:26/03/2020, visitas:11746]
- “El trigo domesticó al Homo Sapiens”
[ publicación:05/11/2015, visitas:11604]
- Navidad en México.
[ publicación:14/12/2017, visitas:11039]

Pasta: detalles y curiosidades

Palabra derivada de un término griego que significa “harina mezclada con líquido”, su consumo nos aporta 347 calorías por cada 100 gramos

Información

Publicación: 31/10/2016
Visitas: 2217

En la obra de 'Aspicius De Re Coquinaria', primer libro de cocina, ya se hace mención del uso de la pasta en muchos platos. Y durante el primer milenio aparecen escritos sobre el uso de la sémola de trigo duro en diferentes formas. Pero su origen sigue siendo confuso y varios países se disputan el honor de colocarle su bandera: China, Japón, Francia e Italia ‘litigan’ por atribuirse el descubrimiento de este alimento universal que tiene incluso referencias mitológicas. Cuentan que su verdadero origen es una disputa entre Vulcano, dios del fuego, y Ceres, diosa de los cereales. Aunque muchos piensan que fue Marco Polo quien introdujo la pasta en Italia en 1292, varios historiadores han intentado desmontar esta teoría asegurando que ya se consumía en Italia antes de los viajes del famoso mercader y aventurero.

Los ingredientes básicos para preparar pasta son el agua y la sémola de trigo duro. A partir de aquí se le pueden añadir diferentes ingredientes y se somete a un moldeo para obtener la forma deseada. La razón por la que se emplea sémola de trigo duro en su elaboración es por su alto contenido en gluten, lo que le da una mayor consistencia. Podemos encontrarla en dos presentaciones: seca o fresca. La diferencia nutricional entre ambas es irrelevante. La seca, al no contener agua, prolonga su conservación sin necesidad de refrigeración. La fresca, por su parte, necesita refrigeración y su longevidad es menor.

La pasta alimenticia cruda nos aporta 347 kilocalorías por casa 100 gramos. Su principal nutriente son los hidratos de carbono, seguidos por la proteína y por último las grasas y minerales. La ración recomendada pesada en crudo serían unos 80 gramos por persona. Por lo tanto, un plato de pasta nos aporta unas 277 calorías. Lo más importante para mantener este plato como saludable es cómo lo cocinamos y qué ingredientes y salsas le añadimos. Y se recomienda utilizar siempre una sémola de trigo duro de calidad como la que ofrecen las diferentes presentaciones de Munsa Molinos.

Fuente:

La pasta, recomendaciones de uso



 

Copyright © 2024 MUNSA MOLINOS, S.A. de C.V.