ARTÍCULOS + LEÍDOS

- El origen de los espaguetis
[ publicación:15/07/2015, visitas:19212]
- Las claves del ‘hotcake’
[ publicación:09/09/2016, visitas:18181]
- Harina de fuerza
[ publicación:08/04/2015, visitas:17865]
- La dulce historia del pan mexicano
[ publicación:18/04/2016, visitas:11713]
- Valle del Yaqui: el granero de México
[ publicación:09/06/2015, visitas:11296]
- Cómo preparar la sémola de trigo
[ publicación:28/01/2016, visitas:8880]
- Sémola de trigo: propiedades
[ publicación:28/07/2014, visitas:8305]
- Diferentes tipos de pasta
[ publicación:03/09/2014, visitas:6837]
- Pacas de paja para una arquitectura sustentable
[ publicación:28/05/2015, visitas:6777]
- “El trigo domesticó al Homo Sapiens”
[ publicación:05/11/2015, visitas:6219]
- El trigo y sus beneficios
[ publicación:08/07/2014, visitas:5864]
- Munsa entra en la Comercial Mexicana
[ publicación:23/05/2016, visitas:4845]
- Coyotas Mozas
[ publicación:12/05/2014, visitas:4620]
- Pan nube: esponjoso y sin gluten
[ publicación:15/11/2016, visitas:4093]
- Molinos de trigo, una historia de ‘gigantes’
[ publicación:28/08/2015, visitas:3869]

Cuando el trigo se hace plástico

Proyecto Bugworkers: un consorcio europeo desarrolla un bioplástico fabricado a partir de la paja de este cereal.

Información

Publicación: 10/09/2015
Visitas: 1330

La paja de trigo es un residuo agroindustrial al que se le empiezan a encontrar innovadoras y útiles aplicaciones. Gracias a este proyecto iniciado en Europa en el año 2013 se ha conseguido dotar a los desechos de este cereal de un nuevo valor añadido: la fabricación de plástico biodegradable. Una bacteria alimentada con azúcares obtenidos de la paja de trigo produce en su organismo el plástico. Las fibras de celulosa procedentes del mismo residuo son la clave para dotar de la rigidez necesaria al material para su aplicación en electrónica y electrodomésticos.

Un total de 15 empresas europeas integran el innovador Proyecto Bugworkers, que eligió la paja como centro de sus investigaciones científicas por su bajo coste y elevada disponibilidad. En el proceso de elaboración del bioplástico se parte de una bacteria que se alimenta con azúcares extraídos de la paja de trigo y que sintetiza el material: en el interior de su organismo convierte el azúcar en bioplástico. Del mismo residuo agrícola se consiguen extraer otros materiales como las nanofibras de celulosa y las nanopartículas de lignina, que constituyen el aditivo clave para mejorar las propiedades del nuevo plástico biodegradable y que hacen posible su utilización en sectores como el de la electrónica o la fabricación de electrodomésticos de gama blanca.

Hasta el momento, los socios de Bugworkers han logrado muy buenos resultados en la eficiencia del proceso, que se piensa implantar a escala industrial en un futuro cercano. Estos resultados ya permiten hablar de unos costes y propiedades muy competitivos. “Es necesario un alto rendimiento en el proceso de síntesis de bioplástico mediante el uso de bacterias para poder hablar de un producto con exitoso”, señala Ana Espert, coordinadora técnica del proyecto.

Según el Instituto Tecnológico del Plástico (Aimplas), ubicado en la ciudad española de Valencia, el proceso de tratamiento del polímero se ha desarrollado usando unos disolventes que reducen el impacto medioambiental de su producción. El nuevo plástico se podrá utilizar en la fabricación de aparatos como porteros electrónicos para viviendas o electrodomésticos vinculados especialmente a la cocina y la limpieza del hogar. El reducido coste de este componente y el proceso de fermentación optimizado han permitido la producción de PHB con un coste competitivo: entre 4 y 5,50 euros por kilo.

Fuente:

Bacteria transforma paja de trigo en plástico



 

Copyright © 2019 MUNSA MOLINOS, S.A. de C.V.

sitio web desarrollado por