ARTÍCULOS + LEÍDOS

- Las claves del ‘hotcake’
[ publicación:09/09/2016, visitas:23293]
- El origen de los espaguetis
[ publicación:15/07/2015, visitas:21395]
- Harina de fuerza
[ publicación:08/04/2015, visitas:19045]
- Valle del Yaqui: el granero de México
[ publicación:09/06/2015, visitas:12830]
- La dulce historia del pan mexicano
[ publicación:18/04/2016, visitas:12794]
- Cómo preparar la sémola de trigo
[ publicación:28/01/2016, visitas:10958]
- Sémola de trigo: propiedades
[ publicación:28/07/2014, visitas:9550]
- Diferentes tipos de pasta
[ publicación:03/09/2014, visitas:7388]
- Pacas de paja para una arquitectura sustentable
[ publicación:28/05/2015, visitas:7195]
- El trigo y sus beneficios
[ publicación:08/07/2014, visitas:7162]
- “El trigo domesticó al Homo Sapiens”
[ publicación:05/11/2015, visitas:6419]
- Munsa entra en la Comercial Mexicana
[ publicación:23/05/2016, visitas:5203]
- Coyotas Mozas
[ publicación:12/05/2014, visitas:5102]
- Pan nube: esponjoso y sin gluten
[ publicación:15/11/2016, visitas:4619]
- Molinos de trigo, una historia de ‘gigantes’
[ publicación:28/08/2015, visitas:4275]

Las claves del ‘hotcake’

El secreto está en la mezcla. Aquí te dejamos una fácil receta para que queden suaves y con aire

Información

Publicación: 09/09/2016
Visitas: 23293

Con la vuelta al cole llega también el dilema de los desayunos. “Otra vez cereal con leche” es una de las frases más repetidas en las cocinas de los hogares con niños. Los ‘hotcakes’ son una gran opción para sorprenderlos a primera hora de la mañana y que lleguen a la escuela con energía. Pero como cualquier otra receta, la calidad de los productos que utilices para cocinar son directamente proporcionales al resultado final. Y, como bien sabes, las harinas Munsa son una garantía de éxito para tus ‘hotcakes’.

El secreto está en la mezcla. Lo primero que debes hacer es combinar todos los ingredientes secos deshaciendo los grumos, ya sea cerniéndolos juntos o moviéndolos para que se incorporen bien. Después, la clave es combinar todos los ingredientes líquidos en un recipiente aparte. No olvides esta etapa del proceso porque es muy importante para que tus ‘hotcakes’ queden suaves y esponjosos. Luego agrega los ingredientes líquidos a los secos y mezcla muy suavemente. Si mezclamos con demasiada fuerza los ‘hotcakes’ quedarán con una consistencia dura porque se desarrollará el gluten que está en la harina. Recuerda este consejo: cuanto más mezcles, más fuerte se hace el gluten. No te preocupes si queden pequeños grumos, es preferible a que el gluten fortalezca la masa.

Para que tengan una textura airosa y suave como la de los souffles y merengues usa unas claras de huevo batidas. Utiliza el número de huevos que te pida la receta, separa las yemas de las claras y agrega las yemas a los ingredientes líquidos. Después, incorpora las claras a la masa y haz los hotcakes inmediatamente. Puedes reemplazar la leche en tu receta por una bebida carbonatada como el agua mineral para hacer los hotcakes más suaves y ligeros. El secreto está en añadir el agua mineral a la masa justo antes de cocer los hotcakes en. Este tip nos sirve para cualquier receta de masa que lleve polvo para hornear. Hagan la masa y déjenla reposar unas horas o incluso toda la noche. Esto permite que el gluten se ‘relaje’ para que los hotcakes queden tiernos y permite que el polvo para hornear forme burbujas en la masa. Después de que la masa repose, no lo muevan porque entonces las burbujas se volverán a desinflar.

Para cocinar los ‘hotcakes’ es vital precalentar la sartén (mejor si es de teflón) a 185 grados o cuando al agregarle una gota de agua empiece a brincar. Es recomendable engrasar la sartén con un poco de aceite, spray para cocinar o mantequilla clarificada (la normal se quema muy rápido). Lo ideal e hacer una prueba con un ‘hotcake’ y ajustar la temperatura. Si esta medio quemado por fuera y crudo por dentro, bajen el fuego. En cuanto estén satisfechos con la temperatura, añadan la cantidad de masa para los ‘hotcakes’ que quepan en su sartén, dejando un poco de espacio para poderlos voltear.

Un ‘hotcake’ está listo para ser volteado cuando lo vean seco de las orillas y se hayan formado burbujas en la parte de arriba. Mientras esperas a que se dore el otro lado del ‘hotcake’, por ningún motivo lo aplastes con la espátula. No conseguirás que se haga más rápido y sí que pierda ligereza y su textura sea menos esponjosa. Los ‘hotcakes’ están más ricos cuando se comen inmediatamente después de salir de la sartén para que disfrutes lo crujiente y esponjoso. Si no se pueden comer en ese momento, acomódalos en una charola de hornear (sin ponerlos uno encima de otro) y déjalos en el horno caliente sin tapar. Nunca pongas un ‘hotcake’ encima de otro y los tapes con un trapo porque sudan, quedan húmedos y pierden toda su consistencia.

Una vez terminados utiliza tu imaginación para acompañarlos. La mantequilla y la miel de maple son los compañeros clásicos de los ‘hotcakes’, y quedan más ricos con la mantequilla derretida y la miel de maple caliente. Pero puedes probar con otros ingredientes como mermelada, miel de abeja, crema batida, jugo de limón, salsa de fresas, azúcar glass o frutas. Con plátanos y moras quedan exquisitos. Así que ya sabes, prueba esta receta y luego nos cuentas cómo te quedaron.

Foto: https://www.flickr.com/photos/s_freesia/

Fuente:

Gastronomía creativa de Linda



 

Copyright © 2019 MUNSA MOLINOS, S.A. de C.V.

sitio web desarrollado por