ARTÍCULOS + LEÍDOS

- El origen de los espaguetis
[ publicación:15/07/2015, visitas:17905]
- Harina de fuerza
[ publicación:08/04/2015, visitas:17020]
- Las claves del ‘hotcake’
[ publicación:09/09/2016, visitas:15515]
- La dulce historia del pan mexicano
[ publicación:18/04/2016, visitas:11078]
- Valle del Yaqui: el granero de México
[ publicación:09/06/2015, visitas:10739]
- Cómo preparar la sémola de trigo
[ publicación:28/01/2016, visitas:7642]
- Sémola de trigo: propiedades
[ publicación:28/07/2014, visitas:7421]
- Pacas de paja para una arquitectura sustentable
[ publicación:28/05/2015, visitas:6580]
- Diferentes tipos de pasta
[ publicación:03/09/2014, visitas:6493]
- “El trigo domesticó al Homo Sapiens”
[ publicación:05/11/2015, visitas:6095]
- El trigo y sus beneficios
[ publicación:08/07/2014, visitas:5200]
- Munsa entra en la Comercial Mexicana
[ publicación:23/05/2016, visitas:4676]
- Coyotas Mozas
[ publicación:12/05/2014, visitas:4443]
- Molinos de trigo, una historia de ‘gigantes’
[ publicación:28/08/2015, visitas:3688]
- Pan nube: esponjoso y sin gluten
[ publicación:15/11/2016, visitas:3657]

El cambio climático azota el Valle del Yaqui

Los productores del granero de México estiman que las pérdidas sufridas en 2015 rondarán los dos mil millones de pesos.

Información

Publicación: 22/02/2016
Visitas: 1575

El clima ya no tiene palabra en el sur de Sonora. El año pasado los productores de trigo perdieron cientos de toneladas por el calor excesivo. En el Valle del Yaqui, el mayor productor de trigo de México, las temperaturas mínimas históricas subieron un grado y los agricultores están preocupados. “Este año fue muy duro para el Valle, en realidad para todo el Estado de Sonora y Sinaloa, tuvimos un 30% menos de producción de trigo, solamente por el clima”, explica el agricultor Sergio Antillón.

Según Gemma Molero, científica del Programa Global del Trigo del Cimmyt (Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo), “la temperatura mínima promedio de enero a abril de 2015 fue 2 grados superior a la de otros años, y eso lo que ha hecho es reducir en una tonelada la producción de trigo por hectárea”. En la región se cultivan dos tipos de trigo: el harinero para pan y tortillas; y el cristalino, para pastas y sopas. El golpe a la producción de ambos ha dejado dos mil millones de pesos menos en las arcas de los productores.

La NASA y la Administración de Atmósfera y Océanos de Estados Unidos (NOAA) informaron que el 2015 fue el año más caluroso del planeta desde que se tienen registros, es decir, desde hace 136 años. Por cuarta vez en once años se rompieron récords de máximas temperaturas. “En febrero y marzo tuvimos temperaturas de 36 grados, cuando normalmente debe estar en 27”, comentó el productor Sergio Antillón.

El Valle del Yaqui cuenta con 220 mil hectáreas de superficie de riego: 160 mil hectáreas destinadas al trigo y 60 mil a otros cultivos, como sorgo y maíz. Y el temor empieza a convertirse en desesperación entre los productores ya que las previsiones no son nada halagüeñas: en 2016 seguirá el calor, favorecido por el fenómeno de ‘El Niño Godzilla’. Amparo Martínez, directora del Instituto de Ecología y Cambio Climático, ratifica estos malos presagios: “Es muy probable que haya sequías, que haya incendios, y que en el sur del continente se produzcan severas inundaciones”.

Los pronósticos científicos para los próximos 30 años son dramáticos para el territorio mexicano. Según Bram Govaerts, ganador del Premio Mundial de Alimentación 2014, “hay estudios que indican que los cultivos de arroz, maíz y trigo pueden perder hasta el 28% de su producción nacional debido a el cambio climático”. Pero, en su opinión, el clima no es el único responsable. El monocultivo no favorece la regeneración natural de la tierra. Y es en este aspecto donde los expertos inciden en que los agricultores deben trabajar y aplicar nuevas estrategias de cultivo para paliar los efectos del cambio climático.

En el Valle del Yaqui trabajan ya científicos de México, España, China, Australia, Brasil, Chile, entre otros países, para buscar soluciones. En estos campos del norte del país se están realizando novedosos experimentos y los agricultores, conscientes también de los errores cometidos, han empezado a diversificar los cultivos sembrando frutas, hortalizas y oleaginosas en lo que antes eran monocultivos de cereales. Disminuyeron también la aplicación de fertilizantes que contaminan el subsuelo y adoptaron el Green Seeker, un sensor que mide cuánto nitrógeno hay que aplicar en cada planta.

En diciembre del 2015, la mayoría de los países del planeta alcanzaron el Acuerdo de París, un compromiso histórico que limita las emisiones y que pretende frenar el calentamiento global. Mientras tanto, la agricultura deberá ser mucho más eficiente y el Valle del Yaqui está obligado a buscar en la ciencia y en la ecología nuevas soluciones para hacer frente a los devastadores efectos del cambio climático.

Fuente:

El Valle del Yaqui pierde dos mil millones de pesos por cambio climático



 

Copyright © 2019 MUNSA MOLINOS, S.A. de C.V.

sitio web desarrollado por