ARTÍCULOS + LEÍDOS

- El origen de los espaguetis
[ publicación:15/07/2015, visitas:19212]
- Las claves del ‘hotcake’
[ publicación:09/09/2016, visitas:18183]
- Harina de fuerza
[ publicación:08/04/2015, visitas:17865]
- La dulce historia del pan mexicano
[ publicación:18/04/2016, visitas:11713]
- Valle del Yaqui: el granero de México
[ publicación:09/06/2015, visitas:11296]
- Cómo preparar la sémola de trigo
[ publicación:28/01/2016, visitas:8880]
- Sémola de trigo: propiedades
[ publicación:28/07/2014, visitas:8306]
- Diferentes tipos de pasta
[ publicación:03/09/2014, visitas:6837]
- Pacas de paja para una arquitectura sustentable
[ publicación:28/05/2015, visitas:6777]
- “El trigo domesticó al Homo Sapiens”
[ publicación:05/11/2015, visitas:6219]
- El trigo y sus beneficios
[ publicación:08/07/2014, visitas:5865]
- Munsa entra en la Comercial Mexicana
[ publicación:23/05/2016, visitas:4845]
- Coyotas Mozas
[ publicación:12/05/2014, visitas:4620]
- Pan nube: esponjoso y sin gluten
[ publicación:15/11/2016, visitas:4094]
- Molinos de trigo, una historia de ‘gigantes’
[ publicación:28/08/2015, visitas:3870]

Reglas de oro para una pasta perfecta

Sigue estos cinco consejos y te convertirás en el rey de la pasta

Información

Publicación: 29/04/2016
Visitas: 1022

Parece fácil, pero cocinar bien la pasta seca de harina de trigo también tiene sus secretos. En casi todos los hogares le dan su toque especial pero estas cinco sencillas reglas que te mostramos a continuación son una garantía para el éxito. Pruébalo y luego nos cuentas cómo te fue.

1.- La proporción AGUA- PASTA

El agua donde vayas a cocinar la pasta debe ser muy abundante. Multiplica por diez el peso de la pasta que vas a cocinar y obtendrás el agua necesaria para la cocción: si vas a cocer 100 gramos de pasta usa un litro de agua. La pasta pierde almidón durante la coccoón y si tiene poca agua donde diluirse formará una especie de cola y se pegará.

2.- La SAL

La proporción debe ser de aproximadamente 1,5 gramos de sal por litro de agua. Puede parecer una barbaridad pero la mayoría de la sal se quedará en el agua cuando la escurras. Echa siempre la sal después que el agua haya empezado a hervir porque si la echas antes retrasarás la ebullición. Un agua salada previamente tendrá un punto de ebullición más alto de un agua sin sal. Es recomendable usar sal de grano en lugar de fina.

3.- La PASTA

Añade la pasta después de la sal y mantén el fuego alto para garantizar que el agua no deja de hervir en ningún momento. No tapes la olla. Remueve la pasta una vez y déjala el tiempo indicado en el paquete de pasta que compraste. Si se trata de pasta fresca calcula unos 3-4 minutos. No será necesario remover más de una vez si seguiste la regla 1, ya que el agua abundante y las burbujas mantienen la pasta en movimiento.

4.- La SALSA

Dos minutos antes que finalice la cocción, calienta la salsa en una sartén lo suficientemente grande como para albergar toda la pasta. Si has hecho tú la salsa será la misma sartén de su preparación. En caso de salsas frías, como el pesto de albahaca, calienta el recipiente donde vayas a aliñar la pasta con un cazo de agua de cocción y luego tira el agua. Este paso evitará que la pasta se enfríe rápidamente.

4.- FINALIZACIÓN

Antes de escurrir la pasta reserva un cazo de agua de cocción. No siempre es necesario pero a veces sí. Escurre la pasta y añádela a la sartén con la salsa previamente calentada. Saltea la pasta a fuego vivo durante unos 30 segundos, removiendo para garantizar una distribución uniforme de salsa. Si vieras que durante esta operación la pasta se ha quedado un poco seca, añade unas cucharadas del agua de cocción que reservaste.

Fuente:

Las 5 cinco reglas de oro para preparar una pasta perfecta



 

Copyright © 2019 MUNSA MOLINOS, S.A. de C.V.

sitio web desarrollado por